miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ritual para quedar embarazada.

Quieres un bebé y no llega. Empiezas a ponerte nerviosa porque va pasando el tiempo y no te quedas.
Voy a poner dos rituales que son efectivos, porque dos amigas se quedaron embarazadas, una con cada uno. Podéis hacer uno u otro, los dos son efectivos. Si queréis hacer los dos, tiene que pasar como mínimo un mes entre uno y otro.

Para el primero necesitamos:
- Una piedra de luna.
- Una piedra de cuarzo transparente.
- Una piedra Venturina
- Una bolsita de cuero, que da igual el color y el tamaño ( es para meter las tres piedras)
- Una rama de romero fresco.

Pon las tres piedras en un plato blanco y en luna creciente o llena (mejor llena) las sacas a la ventana o terraza para que pase toda la noche a la luz de la luna. Dejas también que les dé el sol para que se recargen de fuerza. Así que si las pones afuera a las 10 de la noche, no las recoges hasta las 11 o 12 del mediodía.

Ponte las tres piedras en el mismo platito encima de tu mesita de noche o cerca de donde haces el amor. La única premisa es que no puede tocarlas nadie, sólo tú. Si crees que alguien te las va a tocar las pones dentro de la bolsita de cuero y las guardas entre tu ropa íntima.
Cuando vayas a hacer el amor, pones la ramita de romero justo debajo del colchón, más o menos a la altura de tu vientre. Toca las tres piedras con las manos mientras imaginas como tu óvulo es fecundado. Las dejas en la mesita y a jugar un rato.

La ramita de romero la puedes cambiar cuando quieras, pero ten siempre una debajo del colchón, no en el suelo. Y las piedras cada vez que vayas a hacer el amor las tocas y cuando acabes o al dia siguiente las guardas si crees que alguien las puede tocar.
Ya verás como es efectivo.
Las tres piedras también te servirán en el momento de parir para no tener tantos dolores. Una vez el niño en el mundo, se las puedes regalar a una amiga o conocida que también quiera quedarse embarazada, y tendrá que hacer este mismo proceso.



El segundo ritual, es más popular pero según mi experiencia no menos efectivo,
Necesitamos:
- Un huevo blanco de gallina.
- Una vela blanca
- Un rotulador rojo.
- Agua bendita de una pila bautismal

Coges el huevo y lo pones en un platito al lado de la vela blanca y la enciendes. Mientras esté encendida reza tres padres nuestros y pide tu deseo bien concentrada.
Cuando se apague la vela coge el rotulador y escribes sobre el huevo el nombre del niño o la niña que deseas tener.
Después deberás poner el huevo debajo de la cama y mantenerlo allí durante nueve dias ( como los meses de gestación). Al décimo día con el aguan bendita, bautizas el huevo con algunas gotas de agua.
Seguidamente y sobre todo que sea por la noche, entierras el huevo en tierra ( una maceta que tengas en casa) para ofrecérselo a la diosa Gea o Madre Tierra.